Los ataques de pánico, un flagelo cada vez más frecuente

blogerredas 6 febrero 2011 0

Problemas


Es evidente que cuando más pasa el tiempo, hay ciertas enfermedades, trastornos o patologías psicológicas que toman cada vez más fuerza dentro de la sociedad; muchas de ellas, como por ejemplo el estré, tienen que ver con la cotidianeidad laboral, y las situaciones de presión que se pueden vivir en ese ámbito. Por otra parte, los ataques de pánico, de los cuales hablaremos en el día de hoy, están relacionados más que nada con una disolución de las redes sociales: el avance de la tecnología, por ejemplo, ha logrado que la gente pueda interconectarse a través del chat, o de redes como Facebook o Twitter, por lo que se genera en los individuos una tendencia al aislamiento.

De esta forma, la sociedad parece haberse convertido en un lugar amenazante para las personas, y de esta manera han ganado espacios cada vez más grandes las sensaciones de inseguridad y miedo, dejando de lado la contención afectivo- emocional que cada ser humano necesita para vivir.

A este tipo de patologías o trastornos han contribuido factores claramente específicos, como por ejemplo la falta de proyectos, la inseguridad social, la inestabilidad económico-laboral, la gran desigualdad de oportunidades, la falta de solidaridad social, y la carencia de grupos de pertenencia, variables que lamentablemente son cada vez mas frecuentes dentro de la sociedad en la que se vive.

Los ataques de pánico propiamente dichos son crisis de angustia que no suelen presentarse súbitamente, sino que se identifican a través de episodios de temor muy intenso, los cuales vienen acompañados por manifestaciones físicas y psíqs, tienen que ver con la cotidianeidad laboral, y las situaciones de presión que se pueden vivir en ese ámbito. Por otra parte, los ataques de pánico, de los cuales hablaremos en el día de hoy, están relacionados más que nada con una disolución de las redes sociales: el avance de la tecnología, por ejemplo, ha logrado que la gente pueda interconectarse a través del chat, o de redes como Facebook o Twitter, por lo que se genera en los individuos una tendencia al aislamiento.

De esta forma, la sociedad parece haberse convertido en un lugar amenazante para las personas, y de esta manera han ganado espacios cada vez más grandes las sensaciones de inseguridad y miedo, dejando de lado la contención afectivo- emocional que cada ser humano necesita para vivir.

A este tipo de patologías o trastornos han contribuido factores claramente específicos, como por ejemplo la falta de proyectos, la inseguridad social, la inestabilidad económico-laboral, la gran desigualdad de oportunidades, la falta de solidaridad social, y la carencia de grupos de pertenencia, variables que lamentablemente son cada vez mas frecuentes dentro de la sociedad en la que se vive.

Los ataques de pánico propiamente dichos son crisis de angustia que no suelen presentarse súbitamente, sino que se identifican a través de episodios de temor muy intenso, los cuales vienen acompañados por manifestaciones físicas y psíquicas, como por ejemplo palpitaciones, taquicardia, sudor, mareo, cosquilleos en las manos, sofocación, dolor u opresión en el pecho, sensaciones de ahogo, despersonalización, entre muchas otras.

Para solucionar este problema, la mayoría de las veces se recurre a técnicas conductuales desarrolladas de acuerdo a la persona y la situación, aunque a veces también se utilizan técnicas de relajación profunda e inducción.