El estrés en la niñez puede empeorar la depresión en la edad adulta

Pablo 28 Septiembre 2014 2


trastorno-de-ansiedad-niños

Los traumas por tener vivencias de agresiones generan marcas en el cerebro y aumentan la posibilidad de que el adulto desarrolle una depresión.

Los niños y adolescentes que sufren con traumas físicos y emocionales, tienen mayor riesgo de desarrollar depresión grave cuando se convierten en adultos. Es el efecto que los especialistas llaman de estrés precoz, término que abarca traumas de abusos físicos, sexuales y emocionales e incluso también de negligencia emocional durante la infancia y la adolescencia.

Estudios psiquiátricos identifican registros permanentes en el cerebro de los individuos que han pasado por estrés precoz, una manera de identificar en el cerebro la causa y el efecto de este tipo de depresión.

De una manera simple, la relación podría explicarse a partir de dos ejemplos: si la vulnerabilidad biológica de una persona es 10, pero el niño vive en un ambiente bueno y afectivo, entonces esta persona tendrá predisposición 10. Pero si la vulnerabilidad biológica es 5, pero el estrés precoz también es 5, la predisposición llega a 25. Claro que el cuadro no se reduce o se explica simplemente por una cuenta de multiplicación, pero es un buen ejemplo para enseñarnos como un pronóstico puede ser agravado y la posibilidad de depresión aumentada.

El estrés precoz es ocasionado por situaciones de abuso sexual, agresión física y emocional, palabras dichas que hieren la autoestima de los niños. Además de estos casos tan extremos, todavía hay el estrés precoz causado por la negligencia emocional o física, que es cuando un niño no tiene la atención afectiva necesaria de los padres.