Saltar al contenido

El tercer ojo y la sabiduría

el tercer ojo

El chakra denominado Ajna es el sexto y suele llamárselo chakra del tercer ojo, se sitúa en el entrecejo y rige la glándula pineal.

Su elemento fundamental es la luz, de ahí su vinculación con la visión externa, es el ojo  místico de la sabiduría.

Es en el tercer ojo donde se funden energías duales masculino y femenino, el sol y la luna, la luz y la oscuridad, que ascienden hasta el último chakra convirtiendose en conciencia integrada.

Ajna significa control que en definitiva es tarea de ese chakra, nuestras experiencias internas y externas hacerlas compresibles mediante la luz de la sabiduría.

Para tener conciencia de quien somos debemos poner atención y dirigir la mirada mental hacia nuestro interior.

“Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad”.

¿Qué es el Tercer Ojo?

El tercer ojo está enraizado en la glándula pineal. Mientras que la glándula pineal podría ser el punto focal para el sexto sentido, el tercer ojo es en realidad mucho más que sólo entrenarse para conectarse con la glándula pineal.

El Tercer Ojo es una parte natural de cada persona. Una forma de verlo es como un «meta» órgano que consiste en que tu mente y todos tus sentidos trabajen juntos como un órgano sensorial más grande y poderoso que la glándula pineal actúa como un punto focal para crear una visión. El Tercer Ojo es una parte muy inteligente de la evolución natural que te permite ver los patrones de tu vida. Aún más asombroso, tu tercer ojo puede revelarte estos patrones superponiendo esta información sobre tus otros sentidos.

Como un sentido, su tercer ojo puede ser utilizado de muchas maneras diferentes. Los videntes usan su tercer ojo para entender conexiones ocultas y responder preguntas. Los trabajadores de la energía «sienten» las energías a su alrededor y luego manipulan conscientemente esa energía. Y cada vez que tienes empatía, estás usando tu tercer ojo para tocar y sentir las emociones de los demás. Existen muchos otros ejemplos de cómo la gente usa el Tercer Ojo.

Para entender cómo funciona el tercer ojo, veamos cómo es posible usar el tercer ojo para sentir e interpretar visualmente la energía que nos rodea. Es posible ver el movimiento (por ejemplo, un coche en movimiento), la actividad (usted conduce el coche) y el intercambio de energía (quemar el gas). Añadimos nuestra capacidad de sentir y proyectar el potencial (ser capaces de predecir hacia dónde va el coche basándonos en las carreteras y conocer al conductor), en otras palabras, ver hacia dónde fluye la energía, el movimiento y las actividades con el paso del tiempo. Suma todo esto en un mapa visual interno, y acabas de expandir cómo ves que se está desarrollando la Energía (los resultados de usar el auto/la gasolina/la intención para subir la colina). Al ver la energía como una superposición mental en lugar de un concepto abstracto, se convierte en una propiedad tangible de la vida que podemos aprender a sentir e interactuar de una manera más profunda.
Meditación corporal y de luz

Esto tiene sentido, si lo piensas. La mente ha descubierto algo y quiere decirnos. La manera más fácil de hacerlo es usar lo que ya tiene acceso: nuestros cinco sentidos normales.

La gente hará que la habilidad aparezca como un poder místico capaz de «ver» o «predecir» procesos, eventos, potenciales que no están físicamente presentes. Pero es una habilidad muy real y tangible.

Debido a que tanto depende de su habilidad para interpretar los resultados, hay mucho espacio para una mala traducción entre los «hechos» y lo que su tercer ojo le devuelve a usted. Además, debido a que cada uno de nosotros ve las cosas de manera diferente, puede ser problemático compartir lo que vemos con los demás. Por ejemplo, cuando escuchamos la palabra’taza’, cada uno de nosotros puede visualizar una taza completamente diferente. Lo que una persona siente es diferente de otra.

Por supuesto, existen puntos en común. Somos humanos y nuestra forma, nuestra naturaleza nos empuja hacia una base común de experiencia. Sin embargo, la naturaleza única de cada persona también asegura que cada uno de nosotros vea el mundo desde un ángulo diferente.

No debería ser sorprendente, entonces, que haya tantas prácticas místicas diferentes para explorar todas las diferentes percepciones del mundo que tenemos.

Conocimiento y tercer ojo

conocimiento

Es el vehículo del auto conocimiento, especie de puesto de control para observar nuestros patrones internos.

Con el debemos observar nuestros sentimientos y ver como incide nuestro comportamiento en el mundo exterior. Es aquí donde tiene origen nuestra capacidad de ser objetivos y concientes de nosotros mismos.

En el influyen separados por una delgada linea imaginaria el conciente y el inconciente.

La conducta inconciente es reactiva automática, y a menudo refleja nuestra programación.

Al volvernos concientes aprendemos a modificar nuestro comportamiento y podemos superar nuestras faltas.

Nuestra vida es y ha sido exactamente tal cual la hemos moldeado.

Para poder cambiar nuestro futuro, agámonos responsables primero de nuestro presente ,esto es el comienzo de la sabiduría.

Tercer ojo o chakra número seis

tercer ojo

Ajna.”control” color índigo.

Situado en el entrecejo y conocido como chakra del tercer ojo.

El elemento que le corresponde es la luz y de ahí su vinculación con la visión externa.

De este chakra dependen nuestros patrones internos, y nuestra capacidad de ser objetivos y  concientes de nosotros mismos.

“El tercer ojo” es como una pantalla interna donde proyectamos nuestras intuiciones.

Las visiones son imágenes mentales de futuros posibles.