Saltar al contenido

Tai chi: relajación corporal, respiración y concentración

Tai chi

A la hora de conseguir la concentración mental, los orientales afirman que el cuerpo debe estar relajado y la mente en blanco total. Esto muchas veces puede ser difícil de lograr, debido al hecho de que normalmente los quehaceres cotidianos, el trabajo y las circunstancias actuales de existencia nos mantienen constantemente inmersos dentro de un micromundo reinado por las preocupaciones y los sinsabores de una vida monótona llena de inconvenientes.

Así, el Tai Chi se especializa, en este sentido, en una relajación basada en la expresión de la fuerza “Yin” para los movimientos orientados a un fin, que se coordinan de manera conjunta en el cuerpo y que no están subordinados a ningún tipo de tensiones inhibitorias.

La respiración debe ser profunda, relajada y fluir de manera natural, ya que a través de una respiración abdominal, la frecuencia respiratoria es notoriamente más baja que en la respiración toráxica que usualmente empleamos.

Los expertos explican que, para su efectividad, los movimientos del Tai Chi Chuan deben ser conscientes y atentos. Se menciona el hecho de erguir la cabeza de manera relajada, mantener el pecho atrás y enderezar la espalda, distribuir el peso correctamente y mantener la armonía entre el interior y el exterior.

En los diferentes estilos y escuelas se practican ejercicios básicos tales como movimientos individuales, ejercicios de postura y de respiración, así como de meditación. Estos sirven al aprendizaje de los principios del Taijiquan, para soltar las articulaciones, relajar el cuerpo entero y modificar poco a poco la postura de manera de evitar sobrecargas inconvenientes de las articulaciones.

Un ejercicio que no implica fuerza ni competencia con el otro, y que pone al cuerpo a tono con el interior.

¿Quién puede hacer tai chi?

El tai chi es de bajo impacto y ejerce un esfuerzo mínimo sobre los músculos y las articulaciones, lo que lo hace generalmente seguro para todas las edades y niveles de condición física. De hecho, debido a que el tai chi es un ejercicio de bajo impacto, puede ser especialmente adecuado si usted es un adulto mayor que de otra manera podría no hacer ejercicio.

Usted también puede encontrar el tai chi atractivo porque es barato y no requiere equipo especial. Usted puede hacer tai chi en cualquier lugar, incluso dentro o fuera de la casa. Y puedes hacer tai chi solo o en una clase grupal.

Aunque el tai chi generalmente es seguro, las mujeres embarazadas o las personas con problemas articulares, dolor de espalda, fracturas, osteoporosis severa o una hernia deben consultar con su proveedor de atención médica antes de probar el tai chi. Se puede recomendar modificar o evitar ciertas posturas.


¿Por qué comenzar a ptracticar el tai chi?

Cuando se aprende correctamente y se realiza con regularidad, el tai chi puede ser una parte positiva de un enfoque general para mejorar su salud. Los beneficios del tai chi pueden incluir:

Disminución del estrés, la ansiedad y la depresión
Mejora el estado de ánimo
Capacidad aeróbica mejorada
Aumento de la energía y la resistencia
Mayor flexibilidad, equilibrio y agilidad
Mejora la fuerza muscular y la definición

Se necesita más investigación para determinar los beneficios para la salud del tai chi. Alguna evidencia indica que el tai chi también puede ayudar:

Mejorar la calidad del sueño
Mejorar el sistema inmunológico
Ayudar a reducir la presión arterial
Mejorar el dolor articular
Mejorar los síntomas de la insuficiencia cardíaca congestiva
Mejorar el bienestar general
Reducir el riesgo de caídas en adultos mayores

Cómo empezar

Aunque usted puede alquilar o comprar videos y libros sobre el tai chi, considere la posibilidad de buscar la guía de un instructor de tai chi calificado para obtener todos los beneficios y aprender las técnicas adecuadas.

Usted puede encontrar clases de tai chi en muchas comunidades hoy en día. Para encontrar una clase cerca de usted, póngase en contacto con gimnasios locales, clubes de salud y centros para personas de la tercera edad. Los instructores de Tai chi no tienen que tener licencia o asistir a un programa de entrenamiento estándar. Es una buena idea preguntar acerca de la capacitación y experiencia de un instructor, y obtener recomendaciones si es posible.

Un instructor de tai chi puede enseñarle posiciones específicas y técnicas de respiración. Un instructor también puede enseñarle cómo practicar el tai chi de manera segura, especialmente si tiene lesiones, afecciones crónicas o problemas de equilibrio o coordinación. Aunque el tai chi es lento y suave, y generalmente no tiene efectos secundarios negativos, puede ser posible lesionarse si usted no usa las técnicas apropiadas.

Después de aprender tai chi, es posible que eventualmente se sienta lo suficientemente seguro como para hacer tai chi por su cuenta. Pero si te gustan los aspectos sociales de una clase, considera continuar con las clases de tai chi en grupo.

Mantener los beneficios del tai chi

.

Te recomendamos realizar el tai chi en el mismo lugar y a la misma hora todos los días para desarrollar una rutina. Pero si su horario es errático, haga tai chi cada vez que tenga unos minutos.

Usted puede incluso practicar los conceptos relajantes mente-cuerpo del tai chi sin realizar los movimientos reales cuando se encuentra en una situación estresante, como por ejemplo, un atasco de tráfico o una reunión de trabajo tensa.