abril 5, 2020

La terapia de los colores

Como se deben imaginar, los colores siempre transmiten sentimiento. Si lo pensamos a fondo, usualmente por ejemplo el rojo nos transmite pasión, amor o incluso nos remite a la sangre, mientras que el verde nos hace pensar en algo más sano, algo natural, algo relacionado con la naturaleza. Es por esto que se ha desarrollado una nueva terapia llamada “Cromoterapia” que se basa en un método de armonización y de sanación natural mediante los colores. Los colores corresponden a vibraciones que tienen velocidades, longitudes y diferentes y diversos ritmos de ondas.

Estos tipos de colores tienen una influencia psicológica, emocional y física que permiten generar una energía positiva para poder tener un estado que facilita la auto-sanación. La teoría se basa en que los sentidos tienen una influencia sobre la mente, la cual tiene un gran poder para poder mejorar el estado del cuerpo. De manera similar a las plantas, los humanos podemos incorporar las vibraciones y velocidades de los colores para regular los desarreglos energéticos del organismo.

La cromoterapia hace que los colores se pongan en vibración con la misma frecuencia de nuestro cuerpo, el cual se lo conoce como una suma de colores a través del aura. Algunos tratamientos básicos con Cromoterapia pueden ayudar a corregir cuadros de estrés y tensión, así como cuadros con falta de energía, agotamiento mental, etc.

Cada uno de los colores utilizados corresponde a una función; el rojo por ejemplo estimula la circulación, el naranja es buena para superar la fatiga, mientras que el amarillo es un color energético. El verde se encarga de tranquilizar, sedar, ideal para los nervios, mientras que el azul es refrescante, proporcionando paz. El violeta es usado para combatir los miedos, mientras que el magenta combate los estados de tristeza y aumenta la tensión arterial.